jueves, 19 de septiembre de 2013

Mensaje de una joven turista argentina que visitó Colombia:

Mensaje de una joven turista argentina que visitó Colombia:

Mis queridos amigos,

Me di cuenta que no me gustan los mails de despedidas pero jamás podría irme sin hacerlo.

Y como me gusta que la gente lea, acá les mando este email

Me voy de Colombia con una imagen 100% diferente de la que traía en la cabeza. Qué país más maravilloso! Qué personas tan fantásticas! Qué rumba tan divertida!

Me voy de Colombia, amando Colombia. Queriendo volver a encontrarme con Uds. en el lugar del mundo que sea.

Y les dejo mi impresión de lo que para mí, y sólo para mí, es Colombia.

- Colombia es la gente amable con un saludo de buen día interminable: ¿Cómo has estado?¿Cómo te ha ido?¿Qui hubo Qué más?. Me sigo preguntando si será que uno tiene que responder a cada pregunta o con un simple “bien” es suficiente.

- Colombia es el español mejor hablado de Latinoamérica y sino cómo se explica que haya palabras tan lindas de pronunciar como la vaina, el chicharrón, berraca, bacano.

- Colombia es educación. Colombia es por favor y muchas gracias. A la orden. Con todo gusto. Sí señora, pero yo no soy señora porque no soy vieja (de edad, no como acá se le dice a cualquier mujer) ni tampoco estoy casada.

- Colombia es la cultura del perdón y del sufrimiento. Qué pena contigo! Por qué tendrán pena conmigo? Les daré pena? Pena es grave. Pero ya me acostumbré que es una forma polite de decir las cosas.

- Colombia es música, salsa, rumba por siempre y en cada lugar. No importa la hora, ni el motivo, ni cuántas personas hay, ni si está oscuro o hay mucha luz, siempre se baila y se canta. Sin motivo aparente, siempre hay una buena razón para mover las caderas. O bailás (=te adaptás e integrás) o estás fuera del sistema.

- Colombia es el país del taxi con radio Candela/Tropicana. Por eso yo siento que vivo en pleno Caribe.

- Colombia es make up y production. Pelo perfecto. Uñas impecables. Maquillaje inamovible. Me pregunto si será que las mujeres colombianas duermen en algún momento o cómo hacen para llegar al trabajo (cada día) como si fueran arregladas a un casamiento.

- Colombia es la gente. Buena gente. Gente maravillosa. Con una sonrisa perpetua en la cara. Gente dispuesta a ayudarte. Se le tiene. Todo se le tiene o se le inventa.

- Colombia es el reino del “hágale”. Con voluntad y con mucha fe, todo se puede. Sólo hay que pedirlo con un por favor, una sonrisa y lo imposible será realizado. El riesgo: qué es esa palabra? Hágale mija.

- Colombia es el país del diminutivo. Me pregunto si el decir aguardientico” hace menos nocivo el efecto quemador en garganta del producto alcohólico previamente mencionado . ¿Será que el diminutivo es un mecanismo de defensa que habilita el consumo del “aguardientico” (que se traduce en miles y miles de vasitos
chiquiticos que se toman, pero son chiquiticos, ojo!).

- Colombia es el país de las harinas y los carbohidratos y Dios te ayude con los kilos.. Papa, yuca, arroz cual cultura japonesa, pandebono, palito de queso (vuelta al diminutivo).

- Colombia es el mundo del banano, banana, plátano, plátano maduro, plátano verde, platanito y todas las derivaciones imaginables para hablar, desde mi punto de vista, de una misma fruta.

- Colombia es realismo mágico. Decían que era un género de literatura, pero para mí es el país en sí mismo.

Colombia es el país que me volvió a enseñar a decir por favor, gracias, con gusto. Es el país que me enseñó a volver a valorar las cosas simples de cada día.